25 de Noviembre: Hola, soy tu vulva, y me tratas fatal

Hoy es 25 de Noviembre; Día Internacional de la Lucha contra la violencia machista y necesito hablar de una forma de violencia contra las mujeres que me escuece, como un estezón, abierta sin ser raja, solo desprendida brutalmente de su piel y a la luz todos los capilares de color de sangre rojo encendido. Escuece a rabiar y no sabes que hacer para curarla…pues yo elijo dejarla al aire.

Quiero hablar de una violencia sin verdugo, sin maltratador, sin violador, sin asesino externo; sino interiorizado. Una violencia que potencia la violencia en las relaciones eróticas y afectivas con los otros, una violencia contra las mujeres que silencia el placer, el deseo propio, los límites, el autoreconocimiento, la autoaceptación y el amor propio: la VIOLENCIA INTRAVULVA...O mejor, que hable ella.

Querido cuerpo que habito:

Soy tu vulva, y me tratas muy mal. Empiezo así directamente, para que te quede claro y no me vengas con tus explicaciones de lista, o tus justificaciones de mierda, o con tus silencios sumisos. Y además no es algo de ahora, es algo que viene desde que éramos pequeñas (todavía recuerdo la alegría de los primeros pelos en el pubis) No sé como, no se quién narices te dio la idea, pero un día decidiste que todo lo que tenía que ver conmigo era sucio, algo que no estabas preparada para entender, o peor aún, me hiciste codepediente de una idea absurda: que yo solo sería en función de la polla que me penetrara, y ni siquiera con esas!, que mira que nos hemos encontrado con algunos penes agradables, ni siquiera en esos momentos me has hecho sentir bonita de verdad. Ni una sola vez! Me has considerado más bien, una especie de mal necesario, y cuento con los dedos las veces que me has puesto por delante de los genitales de cualquier desconocido, o malconocido, o bienconocido que se haya tumbado en tu cama. Al contrario, muy al contrario, has ido desarrollando una serie de estrategias de tortura que no me han ayudado nada a crecer, ni a sentir, ni a quererme a mi misma.

Me he sentido triste durante mucho tiempo, y muchas veces… tratando de aceptar tus abandonos, y tus violencias, sobretodo en momentos tan importantes para mi y para nuestra relación. De hecho, atravesábamos un momento bastante complicado cuando dejaste de quererme. Estaba en plena exploración de mi placer cuando aparecieron las culpas y las sumisiones. Así lo sentí yo, que dejaste de quererme cuando más te necesitaba.

hoja

Y tu me dirás que no, que nunca me has odiado. Pues déjame que te ponga unos ejemplos para que entiendas como me has hecho sentir.

Me pelas  como a un pollo antes de cocer, y esa es una de las razones, que lo sepas!! de que los hongos y las irritaciones, y los pelos enterrados sean una cruz para tus bragas y tus días. No se como lo llamas tu, porque ya te advierto que ha dejado de valerme esa frase que te gusta tanto de “lo hago por mi, porque me siento guapa”, venga ya… que te lo has vendido todo. Yo tengo una palabra mucho mejor para explicar nuestra relación: Violencia. Violencia contra mi, contra ti, contra tooooodas las vulvas del mundo, contra toooodas las mujeres del mundo.

Has introducido durante años en MI! vagina (a estas alturas has perdido toda autoridad sobre el equipo entero) algodones llenos de químicos abrasivos, sin plantearte por un solo segundo el daño que esto podría hacernos… a todas y todos desgraciada, que solo piensas en ti, y en él… y en un él que ni siquiera existe, que solo es producto del Mago de Oz… Gracias a las diosas un día reaccionaste y encontraste la Mooncup

He perdido la cuenta de los días que llevas sin mirame. Sin mirarme de verdad, para ver como me siento, como cambio, como me están sentando los años. Y no solo no me miras, sino que apenas me dejas mostrarte el modo en el que crezco, y envejezco… si hermosa, te joderá, pero yo también envejezco y me gustaría envejecer con dignidad, cabrona, que estas obsesionada con quitarme años… pues que sepas que cuando me quitas años, también me quitas vida. Huelo a coño. Asúmelo ya por favorrrrr, y deja de perfumarme, y lavarme, deja de enfermarme…por favor, DEJA-DE-MALTRATARME

No voy a contarlo porque no quiero humillarte (como ves, yo te respeto mucho más que tu a mi), pero no creo que sea capaz de aceptar las veces que has dejado entrar un polla en mi vagina por pura cabezonería, o por miedo, o por autoodio, o por un montón de mentiras que te has contado a ti misma, cuando a todas luces tu cuerpo entero, y especialmente el equipo te estábamos GRITANDO que no nos apetecía esa práctica, que no sabíamos ya que hacer para mejorar nuestras técnicas de señalización del estado de excitación (a tu clítoris lo llaman de algunas universidades para dar ponencias) Y tu nada, empeñada en seguir ordenes que provienen de personas que no te quieren, sistemas que no te incorporan, mensajes que no te contemplan, ideas que te destruyen, placeres que no tienen en cuenta tu placer…. Acaso no ves que solo tu podías asumir ese poder!!!! Que solo tu puedes legitimar las formas de tu placer!?

¿como vas a hacer legítimo tu placer en un encuentro, si ni siquiera lo legitimas para ti misma?”

Entiendo que no es fácil quererme teniendo en cuenta lo mucho que te han obligado a odiarme, pero ha llegado el momento de comenzar por el principio, y lo único que nos pertenece, un lugar donde ni las leyes, ni las luchas, ni las calles, ni nuestros compañeros, ni las causas tienen nada que decir; nosotras, nuestros cuerpos y nuestros placeres…. no sé, comienza por algo sencillo: MÍRAME.

La violencia contra las mujeres es una violencia contra lo propiamente humano.
Karmento

4 comentarios en “25 de Noviembre: Hola, soy tu vulva, y me tratas fatal

  1. Muchas mujeres, pasados los años y ya experimentadas, leerán este articulo y se dirán «joder, cuanta razón tiene. Sí pudiera volver atrás…» Pues existe una manera de poder deshacer aquellas malas experiencias o vejaciones que sufristeis…. la educación. Sois las mujeres las que tenéis que educar a toda una generación de niñas que vienen aprendiendo a comerciar con su cuerpo. Que creen que el sexo y la sumisión, son requisito «sine qua non» del amor. Mujeres de hoy, enseñar a las mujeres del mañana a quererse a ellas mismas, de luchar por la igualdad que muchas veces ellas mismas boicotean. Tenemos entre todos una labor muy importante por delante, pero en este caso, solo el género femenino podrá tener un discurso veraz que cale en un colectivo muchas veces desbordado. Muy buen articulo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *