Karmento a 2018

Me llamo Carmen, el To viene de mi apellido, y la K pues esas cosas que hace una para crear un alterego que esté lo suficientemente cerca como para no olvidar quien soy, y lo suficientemente lejos como para no poner en peligro mi libertad, y es que la libertad es el valor que guía mis pasos, tanto en lo personal como en lo profesional. Es por eso, que mi música está impregnada de mensajes sobre las elecciones, los caminos y la libertad de andarlos al paso propio…ese ama tu ritmo y ritma tus acciones bajo su ley, es el slogan que atraviesa mi andar por el mundo, que es mio y con eso ya tengo tarea, la de no andar lanzando mierda a otros, ni buscando responsabilidades donde solo mis propias decisiones me han llevado.

Yo soy de un pueblo de la sierra, Bogarra. De ahí vengo, y llevo en la sangre las callejuelas y el río, el folclore de las canciones, y el surrealismo de las fiestas y rituales. Siento la pertenencia a mis raíces, y en ellas encuentro gran parte de las explicaciones con las que comprender el mundo, un mundo que me fascina a la par que me enconje el alma, y esa, mi cosmovisión de la verdad, es mi única jugada como artista y como compositora. Eso, y que me gusta mucho hablar, vamos que hablo mucho, todo lo que me dejan, a veces con sentido, otras veces con pasión, y algunas veces con vehemencia, por eso pasa mucho, que mis conciertos son más conciertólogos que conciertos, y esto es lo que hay.

La música forma parte de mi, y me regala un canal para expresar todo aquello que observo, siento y temo, también inevitablemente todo lo que amo, por eso cuando me preguntan sobre mi música, solo soy capaz de decir, pues soy la típica cantautora, que llena de letras las armonías que es capaz de tocar, con una guitarra que tiene un sonido muy por encima de mis posibilidades técnicas, pero que generosa y humilde, acompaña cada aporreo y caricia que a mi me sale hacerle. Y cuando decido acompañarlas, siempre me decanto por elegir músicas y músicos que aman la vida, entienden a las personas y suponen el soporte emocional necesario como para sentirme segura y tranquila encima del escenario, que no os voy a mentir, a veces me da bastante miedo. Es por eso que en esta ocasión , como en tantas otras, he elegido un formato sencillo, y ese aíre de cancán y Carnival que a mi me inspira la acordeón; la acordeón de Carmenzita Ortega, que además de ser una acordeonista creativa y sensible, me aporta el soporte espiritual que mantiene mi alma en calma.

Yo me dedico a muchas cosas, que le voy a hacer, siempre me han interesado múltiples ámbitos, y mi mente anda bailando en todas direcciones, porque soy una ansiá, impaciente y arrogante, en mi empeño por comprenderlo todo, por encontrar todas las claves de la existencia. Escribo, filosofeo, compongo, canto, investigo, analizo, y me meto en embolaos, que a veces termino, y casi nunca termino, porque esa es otra de mis particularidades, que soy una ideanta un tanto dispersa y poco aterrizada en ocasiones.

En 2014 publiqué mi primer trabajo MUDANZAS, y ha llovido desde entonces por todos los planos de mi vida, y han ido apareciendo nuevas canciones que espero y deseo, algún día puedan ver la luz, porque para una artista como yo, la creación no es nada si no puede reflejar y verse reflejada en los otros; el público. Algunas de estas canciones son las que queremos compartir con vos este Viernes.

Por lo demás, paso a paso, como entendí de Ruben Dario: ama tu ritmo, y ritma tus acciones bajo su ley, así como tus versos, eres universo de universos y tu alma, una fuente de canciones.

Karmento. Abril 2018

HACIA UN FEMINISMO SEXOLÓGICO

Yo no recuerdo haber visto algo así desde el 15M, una fuerza contagiosa, brillante y múltiple, ocupando la calle desde la punta del parque hasta el Altozano, y es que el 15M sería feminista o no sería, y en este eslogan se vislumbraba una verdad que el tiempo y el ciclo de las cosas se ha encargado de mostrar: que la Humanidad está mutilada, que el masculino no puede sobrevivir sin reconocer su otra mitad y su reflejo, que el Todo no puede entenderse, ni completarse, ni PACIFICARSE, si no es capaz de iluminar la otra fuerza universal que posibilita el equilibrio; la energía femenina.

Sigue leyendo

Karmento va al cole

Con toda mi admiración, a mis amigas maestras.

Que yo entiendo que si vives entre niños y niñas, este tipo de experiencias sean el pan nuestro de cada día, pero yo, que tengo más experiencia con el mundo de los 14 para arriba, pues no creas, que el mundo infantil me genera una especie de “a ver en que me meto, y a ver como salgo” que me sudan las manos más que en un estreno de musical (sin haber hecho yo nunca en mi vida un musical). Y le digo que sí a mi amiga Carmenzita casi sin pensar, porque se que es una emocionada como yo, y gracias, porque ya os digo que he tenido una vivencia que me dejará el corazón limpio por lo menos cuatro días.

Sigue leyendo

Politica y gimnasio

Andaba yo esta mañana en el gimnasio, que no es que me haya vuelto una loca de las maquinas, pero el día en que, colgando un cuadro, fui consciente de que mi triceps no aguantaba en esa posición ni un minuto dije: nena, esta flojera de brazos la tienes que solucionar. En fin, que los gimnasios son un concepto cuanto menos interesante, que imagino yo que algo han hecho bien para estar tan petados mañana y tarde. Para mi, la clave es lo del horario flexible, la libertad para moverte por las salas a tu gusto y la diversidad de posibilidades y cuerpos que hay, porque ojo que no creáis que está todo el mundo buenismo en el gimnasio, que brazos flojeras como los míos y chicha abdominal, también hay, y gracias a Dios.

En fin, que yo esto lo cuento a modo introductorio para que sepáis en que contexto me encontraba y os hagáis una idea de la situación. Mientras haces ejercicios, está la música de gimnasio, que es ese género: música de gimnasio, una música que marca muy bien los tiempos para hacer fondos, y que cuando la oyes te pega una ostia al músculo que acabas echando el aíre a modo toro, gritándote a ti misma, Vamoss! Eh! Eh! Una más blanda de mierdaa!! y vamos, que terminas la serie. Y mientras suena la música, tienes a tu disposición varias pantallas de televisión enchufadas a diferentes canales de noticias, con subtítulos.

Sigue leyendo

He aquí el amor: Desintoxicación

Es jodida, muy jodida la fase de desintoxicación. Antes de empezar existe, llamémosle, el día previo; el día del máximo dolor, del mayor nivel de certeza. El día que no puedes por más tiempo eludir el hecho de que aquello que más deseas, te hace daño. Y es una verdadera mierda tocar fondo, duele mucho el corazón quebrándose, y una asfixia intensa en el núcleo de tu ser, te dice que aquello que más deseas, es aquello que MAS daño te hace, y que, si sigues así, corres el riesgo de cargarte todo, reventar el verdadero amor. Y ya no hay otra salida, por mucho que lo hayas fingido o intentado. Es muy difícil llegar hasta aquí, y reza para que AQUÍ no lo hayáis destrozado todo. Pero llega, y con ello la escapatoria, la oportunidad de hacer las cosas bien. Y ese día es una suerte, créeme, puedes sentirte orgullosa ese día porque es el principio de tu recuperación.

Hay que ser muy firme en la desintoxicación, porque del mismo modo pasa en sentido contrario. A dos días de dejar tu droga, sientes que aquello que más daño te hace en ese momento, es lo único que podría calmarte. Así que es muy frágil, la decisión está en la cuerda floja, a golpe de impulso, a golpe de un pequeño olvido. La carencia espera inquieta cualquier excusa para volver a caer. Y entonces recaes, y en cada recaída la asfixia se hace mayor y el dolor más insoportable…. aunque bueno, si entiendes esto que te estoy contando, igual también puedes reírte…ea, que le vamos a hacer, es lo que tienen las drogas. Un poco de humor y paciencia con las recaídas por favor. Sigue leyendo

Del “tengo un amigo gay” al Congreso

“Yo tengo un amigo gay” es una especie de cliché en conversaciones sobre la identidad, la orientación y todo este asunto de las personas (no olvidemos, siempre SEXUADAS) y sus derechos. Y bien, resulta que yo tengo un amigo gay…bueno en realidad tengo como diez.. a no espera, porque resulta que Juan no es gay sino bisexual o al menos en esta época de su vida. Y mi amiga María, lesbiana, pero que ha decidido hacer un equipo de crianza con un hombre y una mujer, que además son pareja… ah, y mi amiga Eva, que se siente tan en movimiento dentro del continuo que se define de género fluido… y yo entiendo que esta realidad es compleja, y que para algunas personas no sea fácil adaptarse a todos estos estados de la identidad y entender el abanico de posibilidades de la existencia, pero nuestra incapacidad para entender, nuestro miedo a lo que no conocemos, incluso las amenazas que estas posibilidades puedan suponer para nuestro modo de vida, no hace que la realidad sea distinta, y resulta que la realidad de las experiencias es diversa, por orden de Dios, o del universo, o de la física o de cada cual a quien quiera responsabilizar del hecho, la cuestión es que la Diversidad en un hecho inherente a la vida, y negarlo es algo así como afirmar que la tierra es plana o el hombre la medida de todas las cosas, y nein! nein! nein! como diría el villano alemán del vídeo de la boda de Pablo y Sara, ambos muy heterosexuales, muy enamorados y muy construyendo familia feliz y de toda la vida.

Sigue leyendo

Carnaval 2017, o trajes de enfermera sexy para niñas

Esta mañana me ha llamado Lidia, una periodista de Televisión CLM,  para preguntarnos como Asexórate, acerca de nuestro posicionamiento sobre la polémica que despierta en carnavales todo el asunto de los trajes de enfermeras y vaqueras guarrillas que venden para niñas de 8 a 12 años, por poner una edad aproximada… y yo, que a veces flipo por encima de mis posibilidades como la Elia, y como además tengo la suerte de tener un canal de opinión privado y personal, pues he decicido escribir este post, que no sería muy distinto al que escribiría como profesional en mi labor dentro de la asociación en la que trabajo, solo que igual un poco más escatológico en la forma… me cago en los trajes de enfermera guarrilla para niñas de 8 años, y me cago en la estupidez, y me quedo tan a gusto.

Sigue leyendo

Perder, morir, renacer, crecer

Todo renacimiento conlleva una muerte, es así, es el ciclo de la vida, repetido una y otra vez, en bucles constantes, pautas repetidas a distinto tempo, fractales que replican la vida más allá de nuestra vida humana. Nacer y morir es lo único real y universal, todos nacemos y morimos, y en un ciclo interminable, las cosas nacen y mueren constantemente: las relaciones, los trabajos, las costumbres, las emociones, las cenas de navidad, los hábitos diarios, el sueño, el deseo, los conflictos…todos los hechos abarcables por esta vida humana son ciclos, multitud de órbitas que giran y confluyen formando una esfera, como los electrones alrededor de un núcleo de átomo. Somos la mitosis de un núcleo de átomo.

Sigue leyendo

Ama, y cuando no ames, desama.

Toda la vida intentando entender el amor, como todo el mundo, porque el amor es algo así como la muerte; un camino inevitable. Estudio el amor, lo exploro, lo desgrano, lo pregunto, lo quiero…el amor. Es más, diría que lo que llevo haciendo toda la vida es intentando que me quieran, porque el amor también se parece a la muerte en eso de hacerte consciente de tu escasa trascendencia. Quiéreme quiéreme, quiéreme por favor quiéreme…

Y si te ama uno, o una, pareces un poco más grande de lo que eres, un pelín más importante, una pizca más necesaria, parece incluso que si alguien en este mundo pudiera librarse de morir, esa serías tu.

Más calor en la cama.
Más estar en la cima de la montaña.
Más ser la primera.
Más ser exclusiva.
Más cenas de cumpleaños
Más soldados en tu bando.

Pero ojo la trampa, porque si el amor se acaba, o los cuerpos no se entienden, o el futuro no se acuerda, o me duele más que quiere… Sigue leyendo

6:35 minutos dura lo que tengo que contaros

Tuve que cambiar de la linea al círculo para entender que todo cicla, de verdad,
que no hay posturas, ni decisiones, ni identidades absolutas,
que soy un continuo de acciones y movimientos de 360º, y que con la química adecuada, puedo pasar del circulo a la esfera, donde realmente el tiempo no existe, y solo puedes ser lo que de hecho eres ahora, en este mismo instante en el que escribo. Sigue leyendo