Carnaval 2017, o trajes de enfermera sexy para niñas

Esta mañana me ha llamado Lidia, una periodista de Televisión CLM,  para preguntarnos como Asexórate, acerca de nuestro posicionamiento sobre la polémica que despierta en carnavales todo el asunto de los trajes de enfermeras y vaqueras guarrillas que venden para niñas de 8 a 12 años, por poner una edad aproximada… y yo, que a veces flipo por encima de mis posibilidades como la Elia, y como además tengo la suerte de tener un canal de opinión privado y personal, pues he decicido escribir este post, que no sería muy distinto al que escribiría como profesional en mi labor dentro de la asociación en la que trabajo, solo que igual un poco más escatológico en la forma… me cago en los trajes de enfermera guarrilla para niñas de 8 años, y me cago en la estupidez, y me quedo tan a gusto.

Parto de un hecho: las personas adultas; los hombres  y mujeres adultas, tenemos derecho a jugar a todo aquello que deseemos jugar con otros hombres y mujeres adultas. Es más, sugiero a hombres y mujeres adultas que abandonen los miedos, los prejuicios y las guerras, para experimentar con los roles, los juegos de poder, los intercambios entre el sujeto y el objeto y lo que les salga de la genitalia o del corazón, o donde cada cual maneje su motivación.  Todo es equilibrado en el marco de un acuerdo equilibrado, y un acuerdo equilibrado no llega antes de haber aprendido algunas cosas.

La niñas están aprendiendo, están incorporando valores, un modo de ser y proyectarse al mundo, y ante está cuestión periodística,  me viene una pregunta inevitable a la cabeza: ¿Que estamos haciendo con nuestras niñas? Y voy a desarrollar esta reflexión en 7 puntos, o verdades, o hipótesis, o cosas que quiero yo decir:

1. La sexualidad no es solo follar. Y aquí radica la gran cagada del entendimiento de los sexos. Confundir el todo por la parte, limitar la grandeza y la diversidad a cuatro dogmas mal programados y homogeneizantes, y con esta estúpida estrategia, programamos a todo hijo e hija de vecina, que estamos drogados de norma. La sexualidad es la viviencia de SER el SEXO que soy, en construcción y transformación constante a lo largo de la vida. Somos hombres y mujeres en relación, desde que nacemos hasta que morimos. ¿Se entiende esto? Porque esto es la base del asunto.

2. Los niños y niñas nacen con sexualidad. Esto es un hecho. Los niños y niñas son hombres y mujeres en potencia, y en la medida y modo en que aceptemos este hecho y lo acompañemos, les ayudaremos a ser hombres y mujeres más o menos felices y más o menos solventes. Les ayudaremos a que aprendan y entiendan lo que tienen que aprender y entender en cada etapa de su desarrollo.

3. Cada etapa de la vida, implica unas características del desarrollo sexual, o sexoafectivo, es decir, cada momento del desarrollo sexual tienen sus peculiaridades, sus aprendizajes, sus descubrimientos. Y las familias y educadores, no tienen que intervenir mucho, solo tienen que reconocerlo, aceptarlo y acompañarlo. Y si no sabemos, pedimos ayuda a los y las profesionales que saben. Sencillo.

4. Con 10 años, jugar a los juegos de la erótica, no toca. Punto. Es incoherente y no se corresponde a la etapa del desarrollo sexual que está atravesando. Las niñas deberían jugar a divertirse; a construir relaciones positivas con otras niñas; a entender que hay diferencias entre niños y niñas, pero también entre las propias niñas, y eso lo hace todo más bonito y divertido; deberían aprender a relacionarse con su cuerpo, también con sus genitales, a conocerlos y aceptarlos como una muestra más de la diversidad y de la bella variedad de los sexos; deberían estar aprendiendo sobre como funciona su excitación, porque lamento decirles, que por muy dificil que se haga en nuestra cabeza entenderlo, nuestros hijos e hijas se excitan incluso aunque sean muy pequeños, es lo que tiene tener piel y terminaciones nerviosas. Entendemos que el marco sobre la sexualidad en que nos movemos, haya pervertido este hecho, pero permitirme deciros que somos los adultos quienes pervertimos un hecho tan natural y tan potencialmente saludable.

5. Los juegos de la erótica, (del DESEO), con más o menos variaciones, comienzan en la pubertad y se consolidan en la adolescencia.  Sinceramente si queremos que nuestras hijas experimenten desde la libertad y el amor propio su juego del deseo, igual no deberíamos marcarlas como objetos de deseo cuando tienen 8 años, igual no deberíamos cargar de esos valores sus juegos, sus disfraces y sus hobbies.  Y no porque ser objeto de deseo esté mal, (de hecho, probablemente esta relacion sujeto-objeto es la base del juego de la erótica) pero vamos a permitir a nuestras hijas crecer, y aprender a jugar libremente sus papeles. Vamos a enseñar a nuestras hijas que pueden ser deseadas y que pueden desear, y a nuestros hijos que pueden desear y ser deseados. vamos a enseñarles que este juego es un juego de equilibrio, que se hace bajo la premisa de un profundo respeto por aquel o aquella con quien estás jugando, y sobretodo un respeto incondicional por ti misma.

6. Disney Channel, veneno. Telecinco, veneno veneno. Ya está.

7. Cuando tengo diálogos sexológicos con mujeres y hombres adultos, tal vez os sorprenderá saber como supura esta cuestión en la base de muchas de las dificultades que las parejas tenemos en nuestra negociacion del deseo erótico. Conflictos en el deseo, en la excitación, en la intimidad de las parejas adultas están impregnados de estos valores sobre el deseo aprendidos en la adolescencia. En las niñas…los mandatos de complaciencia, del ser para otro, de no sentirme valida hasta que sea validada por el deseo masculino como objeto deseable….sois conscientes del impacto que esto tiene en la vivencia intima de las mujeres? Pues claro que lo sabéis, cada día en vuestra propia experiencia.

En fin, que me embalo y esto es un no parar. No podemos entendernos si no empezamos a entendernos. Tenemos que hacernos cargo de la sexualidad en la Educación. No podemos retrasarlo más, es una absoluta irresponsabilidad, y peor aún, es un ejemplo de necedad imperdonable para una sociedad moderna, y si no he sido capaz de mostrarlo aquí, no se si hay mucho más que pueda hacer… pero claro, ¿acaso a alguien de verdad le importa la educación? 

Karmento.
21/02/2017

Un pensamiento en “Carnaval 2017, o trajes de enfermera sexy para niñas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>