Archivo de la categoría: poesía

El camino de Santiago y las metáforas

He estado 10 días haciendo el Camino de Santiago con Belén, y no hemos discutido ni nada, equipazo. Vamos, que nosotras llegamos desubicadas, sin saber ni los km que ibamos a hacer y una mochila a juego con 5k de peso, y la única medida de salud consciente fue la de separarnos un rato cuando la una tenía ganas de estufar a la otra, 4 o 5 km caminando separadas y tan panchas.

WhatsApp Image 2018-09-04 at 17.17.13

Caminar:

1. Paciencia. El camino es largo
2. Respeta y acepta tus daños
3. Planifica
4. Redefine tu meta.
5. Una vez ahi, sigue la flecha.
6. Tu cambias rápido, los planes pueden cambiar rápido. Se flexible.

En el camino pasa una cosa, que una vez entras, estás atrapada. La única forma de salir de allí, es caminar, y entonces caminas, y ya está. No te pones a sopesar los pros y los contras, o a dudar de si el camino podría hacerse mejor por otro lado, o cualquiera de los limbos en los que bloqueamos nuestro movimiento, no, ese es el camino que vas a hacer, y la meta es llegar, y ante la duda solo hay que seguir la flecha. La flecha amarilla por momentos se convierte en la única señal de que estás avanzando, la única muestra evidente de que no estás en bucle, así que ya te contarás tu CUAL ES TU FLECHA.

WhatsApp Image 2018-08-30 at 18.02.30

En el camino no puedes quedarte parada demasiado tiempo, porque si te quedas quieta demasiado tiempo, empiezas a mover la pierna y el cuerpo te pide marcha marcha, porque no perdamos de vista QUE AQUÍ HEMOS VENIDO A LLEGAR. Y en las primeras etapas ya te puedes cagar lo que quieras en Santiago, y llorera de crisis fisicoemocionoexistencial al canto, pero la verdad es que con el paso del camino, lo único que queda registrado en tu cuerpo y tu mente es CAMINAR, y una orden estricta, nunca retroceder, retroceder es el mal, y aun con esas, una aprende que incluso en el camino más señalizado, UNA PUEDE EQUIVOCARSE, y una puede dar marcha atrás, sin fliparse mucho, 100 metros máximo, que si no, se te pone el espinazo que cualquiera te chista.

LO IMPORTANTE DEL CAMINO ES EL CÓMO, el como es que va a marcar la calidad de la experiencia y sobretodo, va a ayudarte a verte a ti misma con mayor claridad. Y hay momentos, sobretodo en los descansos, que te abren las heridas del pasado, y los sentimientos de derrota, y los miedos del futuro, y te los comes con patatas porque no hay ninguna droga con la que puedas evadirte de la linea espacio temporal marcada por los mojones. Así que una vez que te haces a la rutina del día a día, las crisis del “no puedo mas” o el abandono, te pasan por el corazón con la pureza de las olas de un baño al atardecer en una playa vacía, nada más que tu y el movimiento interno de tus olas.

Nuestro como: 

1. Caminar LOS ATARDECERES y NUESTRAS CANCIONES


2. LOS CHIRINGUITOS…mirar, la cañita fresca a la 13h de la tarde no nos la quite nadie.
3. UNA MIAJA DE THC, que aunque no te ayudaba a adelantar camino, por lo menos te permite subir un poco hacia arriba y verlo todo desde otro plano.
4. LAS AMIGAS Y AMIGOS del camino, que te entienden como nadie, y te cuidan como pueden, aunque no te conozcan, porque parece ser que si te conocen, porque parece ser que estamos hechos del mismo barro, que sufrimos y anhelamos las mismas cosas. Así que no se, se me ocurre que si en algún momento del camino te encuentras sola y pérdida, o te apetece una cerveza, igual solo tienes que LEVANTAR LA MIRADA Y HABLARLE AL QUE ENCUENTRES AL LADO, que lo nuestro es ya vicio al sentimiento de carencia y exclusividad.

WhatsApp Image 2018-09-03 at 10.43.15

En el camino aparece todo lo importante, es lo que tiene el peripatetismo, que tus pensamientos no dejan de fluir al ritmo de tus pasos, y se repiten las reflexiones sobre ti, sobre la vida, el trabajo, el amor, la amistad, la muerte y el presente. Y entre tanto ciclo de pensamientos algunos van muriendo y otros van ganando en importancia. Y entonces de pronto en una etapa, algo te ilumina por dentro y te ofrece con una claridad radiante visiones de todo aquello POR LO QUE MERECE LA PENA LUCHAR; las personas que amas, los proyectos que persigues, los aprendizajes a los que no vas a renunciar y las adicciones que has de superar. Porque en esa vida a la que llamamos real, no es fácil verse y ver a los demás entre tantos fuegos artificiales, ni es fácil escucharse y escuchar a los demás entre tanto ruido.

Y LLEGAR!!! cuando llegas te sientes invencible, y se acabaron los retos que no puedas conseguir con la intención, el esfuerzo y la paciencia suficiente.

Y poco más, que me ha gustado mucho la experiencia, y que como “me gusta un reto más que un foco” que es una cosa que me dijo Jose y tiene razón, pues pensando en el próximo camino, y aumentar los kilómetros. Caminantes…. BUEN CAMINO!!!!

collage camino

KARMENTO
3 de Septiembre 2018

He aquí el amor: Desintoxicación

Es jodida, muy jodida la fase de desintoxicación. Antes de empezar existe, llamémosle, el día previo; el día del máximo dolor, del mayor nivel de certeza. El día que no puedes por más tiempo eludir el hecho de que aquello que más deseas, te hace daño. Y es una verdadera mierda tocar fondo, duele mucho el corazón quebrándose, y una asfixia intensa en el núcleo de tu ser, te dice que aquello que más deseas, es aquello que MAS daño te hace, y que, si sigues así, corres el riesgo de cargarte todo, reventar el verdadero amor. Y ya no hay otra salida, por mucho que lo hayas fingido o intentado. Es muy difícil llegar hasta aquí, y reza para que AQUÍ no lo hayáis destrozado todo. Pero llega, y con ello la escapatoria, la oportunidad de hacer las cosas bien. Y ese día es una suerte, créeme, puedes sentirte orgullosa ese día porque es el principio de tu recuperación.

Hay que ser muy firme en la desintoxicación, porque del mismo modo pasa en sentido contrario. A dos días de dejar tu droga, sientes que aquello que más daño te hace en ese momento, es lo único que podría calmarte. Así que es muy frágil, la decisión está en la cuerda floja, a golpe de impulso, a golpe de un pequeño olvido. La carencia espera inquieta cualquier excusa para volver a caer. Y entonces recaes, y en cada recaída la asfixia se hace mayor y el dolor más insoportable…. aunque bueno, si entiendes esto que te estoy contando, igual también puedes reírte…ea, que le vamos a hacer, es lo que tienen las drogas. Un poco de humor y paciencia con las recaídas por favor. Sigue leyendo

Ama, y cuando no ames, desama.

Toda la vida intentando entender el amor, como todo el mundo, porque el amor es algo así como la muerte; un camino inevitable. Estudio el amor, lo exploro, lo desgrano, lo pregunto, lo quiero…el amor. Es más, diría que lo que llevo haciendo toda la vida es intentando que me quieran, porque el amor también se parece a la muerte en eso de hacerte consciente de tu escasa trascendencia. Quiéreme quiéreme, quiéreme por favor quiéreme…

Y si te ama uno, o una, pareces un poco más grande de lo que eres, un pelín más importante, una pizca más necesaria, parece incluso que si alguien en este mundo pudiera librarse de morir, esa serías tu.

Más calor en la cama.
Más estar en la cima de la montaña.
Más ser la primera.
Más ser exclusiva.
Más cenas de cumpleaños
Más soldados en tu bando.

Pero ojo la trampa, porque si el amor se acaba, o los cuerpos no se entienden, o el futuro no se acuerda, o me duele más que quiere… Sigue leyendo

6:35 minutos dura lo que tengo que contaros

Tuve que cambiar de la linea al círculo para entender que todo cicla, de verdad,
que no hay posturas, ni decisiones, ni identidades absolutas,
que soy un continuo de acciones y movimientos de 360º, y que con la química adecuada, puedo pasar del circulo a la esfera, donde realmente el tiempo no existe, y solo puedes ser lo que de hecho eres ahora, en este mismo instante en el que escribo. Sigue leyendo

Creciendo a la Rivera de Gata

Nunca sabes cuando te va a tocar dar un estirón, oye. Cuando menos te lo esperas, que tu ya te crees que has crecido todo lo que te tocaba crecer, y que ya no se te van a quedar pequeños ni los pantalones, ni las ganas, ni los veranos, ni las copas de helado medianas, ni las camas de dos cuerpos, llegas a un pueblecico a la Rivera de Gata (Cáceres)  a tocar dos canciones, y te vuelves con un palmo más.
IMG_20160611_221537
Sigue leyendo

Mudanzas, un año después

Ha pasado un año desde que salió Mudanzas, y creo que es la música perfecta para escribir sobre esta experiencia que ha supuesto para mi el segundo proceso de muerte y resurrección de mi vida. Me apetece, y creo que me vendrá bien. Quien sigue mi trayectoria sabe que encuentro en esta intimidad de compartirme, mi propia regeneración. No se cuanto durará el resumen, ya me conocéis, igual hago esta entrada y se acabó, o igual si tengo suerte y sábados por la mañana libres, os narro la historia de Karmento por capítulos…que más da, igual vos no encontráis ningún espacio libre donde encajar este lugar común, que es el cuento de una cantautora.. así del rollo, entre Bebe, Rozalén, y… bueno, pues de ese rollo ya sabes…que como nos gusta compararlo todo 😀 Sigue leyendo

Mi canción Quedar contigo: El origen

Y un día le compré un coche a un pirata Maltés por 350 euros. Aguantó 9 meses con vida y pequeños achaques hasta que llegó el día de su muerte; rápida e implacable: cintas de motor quemadas en la mitad de la carretera de Mosta, y que hice desaparecer a golpe de llamada, dando los datos exactos de su localización. Como por arte de magia, El abuelo se evaporó de la noche a la mañana, literalmente. El abuelo era mi coche, con la chapa llena de roces y el motor en proceso de demencia senil. El abuelo: un Peugeot 205, que necesitaba de una coordinación delicada y precisa de manos y pies para bramar como una manada de mamuts en mitad de la estampida; el abuelo era un hombre genuino y gracias a él, yo compuse esta canción: Quedar contigo. Sigue leyendo

No te olvides del mar

“NECESITO del mar porque me enseña:
no sé si aprendo música o conciencia:
no sé si es ola sola o ser profundo
o sólo ronca voz o deslumbrante
malta valleta1 (2)_phixrsuposición de peces y navíos (…)”

Pablo Neruda.

Nunca te olvides del mar. Nunca olvides que en las olas hay un sonido como tus infiernos, que las olas siempre chocan contra la orilla y reaccionan, y si han de recular, reculan y después suenan a alivios.

Nunca te olvides del mar, de enjuagar todas tus piedras y tus ropas en el agua en movimiento, el universo ingrávido de lo que no sabe hacia donde pero confía, y siempre te devuelve a la playa aunque sea muerta, ya te resucitará, tal vez convertida en un pez de labios suntuosos. Sigue leyendo