Del “tengo un amigo gay” al Congreso

“Yo tengo un amigo gay” es una especie de cliché en conversaciones sobre la identidad, la orientación y todo este asunto de las personas (no olvidemos, siempre SEXUADAS) y sus derechos. Y bien, resulta que yo tengo un amigo gay…bueno en realidad tengo como diez.. a no espera, porque resulta que Juan no es gay sino bisexual o al menos en esta época de su vida. Y mi amiga María, lesbiana, pero que ha decidido hacer un equipo de crianza con un hombre y una mujer, que además son pareja… ah, y mi amiga Eva, que se siente tan en movimiento dentro del continuo que se define de género fluido… y yo entiendo que esta realidad es compleja, y que para algunas personas no sea fácil adaptarse a todos estos estados de la identidad y entender el abanico de posibilidades de la existencia, pero nuestra incapacidad para entender, nuestro miedo a lo que no conocemos, incluso las amenazas que estas posibilidades puedan suponer para nuestro modo de vida, no hace que la realidad sea distinta, y resulta que la realidad de las experiencias es diversa, por orden de Dios, o del universo, o de la física o de cada cual a quien quiera responsabilizar del hecho, la cuestión es que la Diversidad en un hecho inherente a la vida, y negarlo es algo así como afirmar que la tierra es plana o el hombre la medida de todas las cosas, y nein! nein! nein! como diría el villano alemán del vídeo de la boda de Pablo y Sara, ambos muy heterosexuales, muy enamorados y muy construyendo familia feliz y de toda la vida.

moleculas1-960x623

Si echamos un vistazo rápido y consciente al momento actual, no hace falta que le demos muchas vueltas para darnos cuenta de que reconocer la diversidad como valor, además de ser razonable, resulta adaptativo. Vivimos en un momento histórico donde las posibilidades parecen infinitas, tan infinitas como las moléculas, y si no lo son, al menos tenemos que reconocer que el Abanico de las opciones se ha abierto hasta reflejar una cantidad de realidades tan extensa, que a veces, se nos escapa de las manos y las entendederas, del código y del lenguaje.  La vida es fluida de un modo desconocido hasta el momento; fluyen los modos de vida, los estados vitales, las profesiones, los lugares de residencia; fluyen las relaciones afectivas, los tipos de pareja y familia; y fluyen por supuesto, las identidades. Es un hecho científico que las experiencias se suceden en un continuo, y desde mi punto de vista, una de las características de esta generación, es la ruptura de la bipolaridad como única posibilidad de diversidad, y no porque antes no hubiese nada entre los polos, simplemente no éramos capaces de verlo, reconocerlo y aceptarlo.

Yo comprendo que no es fácil salir de la comodidad  bipolar, donde el blanco es blanco y el negro es negro, los hombres son hombres y las mujeres son mujeres, donde y el bien es bien y el mal es mal,  y al menos yo sé a que bando pertenezco. Comprendo perfecta y generosamente que cuesta un poco hacerse a la idea de la diversidad incalculable, donde incluso mi propia verdad está en permanente riesgo de tambalearse, pero lo cierto es que la diversidad de las opciones es inevitable y como sociedad, no nos queda otra que hacernos cargo de sus implicaciones.

Y pasando de la filosofía a la práctica, creo que ha llegado el momento de que las instituciones más estables y rígidas, la estructura más tangible de gestión del bien común (o eso debería ser), es decir el Estado, se haga cargo de reflejar esta realidad en sus políticas. Se haga cargo de llevar una propuesta al congreso como la ley LGTBI, que no sabemos si nos gustará del todo o no, no sabemos si realmente reflejará la realidad de los ciudadanos y ciudadanas, y que sin lugar a dudas tendrá fallos, carencias y contraefectos, como absolutamente todo lo que está por venir, pero al menos es una declaración de principios razonable y necesaria, coherente con la realidad de la sociedad española del momento: reflejar en nuestra sociedad y sus mecanismos de construcción de ciudadanía, la Diversidad. Esta mañana el borrador de la Ley LGTBI, llega al congreso. Yo digo que es bien.

Karmento
19/Septiembre/2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>