HACIA UN FEMINISMO SEXOLÓGICO

Yo no recuerdo haber visto algo así desde el 15M, una fuerza contagiosa, brillante y múltiple, ocupando la calle desde la punta del parque hasta el Altozano, y es que el 15M sería feminista o no sería, y en este eslogan se vislumbraba una verdad que el tiempo y el ciclo de las cosas se ha encargado de mostrar: que la Humanidad está mutilada, que el masculino no puede sobrevivir sin reconocer su otra mitad y su reflejo, que el Todo no puede entenderse, ni completarse, ni PACIFICARSE, si no es capaz de iluminar la otra fuerza universal que posibilita el equilibrio; la energía femenina.

Ayer, casi desde el margen, tratando de subir lo más algo posible para verlo y entenderlo todo (bendita costumbre la mía), asistí con una emoción femenina en el corazón, y un impulso masculino en los genitales, al hito de un proceso social y humano cocido a fuego lento, a lo largo de siglos de historia. Manos en alto, y pasos seguros, cada cuerpo expresando su vivencia, todos los cuerpos atravesados por un hilo invisible que hilvana nuestro recorrido por el tiempo. Y el agua purificando, a ratos, en goteo, para recordarnos que la vida es agua, que el agua es luna, que la luna es femenino, y esa es la parte del mundo, que desde la sombra ha ido abriéndose, paso a paso hasta la luz. Ayer brillaba tanto, que nadie podía negarla, ayer todo el mundo de pronto, quería ser feminista.

paraguas

Entonces, ¿quienes son las feministas? Las feministas ya no tienen un solo rostro, una sola imagen estereotipada que nombrar, para definir y controlar. Las feministas son muchas, y de todos los trazos, ayer además también eran hombres con polla, editoriales de periódicos conservadores, eran los compañeros de trabajo o de clase que han tardado mucho en ver, las feministas son las viejas, las jóvenes, las de otro lugar, las hippies, las pijas, las madres y las solteronas, las lesbianas, las heterosexuales, las marimacho y las maricas … Ayer parecían ser todas, sucesivas en un continuo, tan diversas como nuestros paraguaspancarta artistas petit Los discursos se conectaban de plano a plano, con reivindicaciones viejas y nuevas, pero más amplificadas que nunca: la apropiación del cuerpo y la sexualidad; el fin de la violencia de género, el precio y valor del trabajo en el ámbito privado, la diferencia en el poder adquisitivo y la calidad de vida.  Las feministas son las humanas, y el feminismo el humanismo; la única manera de encontrar la dignidad en este mundo de psicópatas, o al menos, recuperar algo de esperanza. 

Y puesta aquí, convencida de que algunas moléculas han dado el salto cuántico, de que las nuevas formas de conciencia global acumulan cada vez más conciencias individuales, me pregunto: ¿cual es el el siguiente paso de la vanguardia teórica feminista? Pues a ver, esto más que un camino es un baile, y ya sabéis que los pasos de baile van de lado a lado, de delante atrás, giran y saltan a distintos ritmos y velocidad,  pero desde donde yo bailo, este es mi siguiente paso: la interpretación feminista del mundo ha de incluir, reinterpretar e incorporar el masculino en un continuo intersexual dondelo masculino y lo femenino no son dos valores terminantemente opuestos, sino grados sucesivos del desarrollo de una función única, la sexualidad…». Y esto significa que cada vez más claro,y cada vez más demostrable, que nuestra forma de ser hombre o mujer solo son grados de la misma cualidad, y esto rompe drásticamente con la posibilidad de la jerarquía, del mismo modo que amplia el abanico de posibilidades de interacción simétrica, o igualitaria.  Me gustaría mucho abrir una puerta hacia la posibilidad de un FEMINISMO SEXOLÓGICO

continuo

9 de Marzo
Karmento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>