He aquí el amor: Desintoxicación

Es jodida, muy jodida la fase de desintoxicación. Antes de empezar existe, llamémosle, el día previo; el día del máximo dolor, del mayor nivel de certeza. El día que no puedes por más tiempo eludir el hecho de que aquello que más deseas, te hace daño. Y es una verdadera mierda tocar fondo, duele mucho el corazón quebrándose, y una asfixia intensa en el núcleo de tu ser, te dice que aquello que más deseas, es aquello que MAS daño te hace, y que, si sigues así, corres el riesgo de cargarte todo, reventar el verdadero amor. Y ya no hay otra salida, por mucho que lo hayas fingido o intentado. Es muy difícil llegar hasta aquí, y reza para que AQUÍ no lo hayáis destrozado todo. Pero llega, y con ello la escapatoria, la oportunidad de hacer las cosas bien. Y ese día es una suerte, créeme, puedes sentirte orgullosa ese día porque es el principio de tu recuperación.

Hay que ser muy firme en la desintoxicación, porque del mismo modo pasa en sentido contrario. A dos días de dejar tu droga, sientes que aquello que más daño te hace en ese momento, es lo único que podría calmarte. Así que es muy frágil, la decisión está en la cuerda floja, a golpe de impulso, a golpe de un pequeño olvido. La carencia espera inquieta cualquier excusa para volver a caer. Y entonces recaes, y en cada recaída la asfixia se hace mayor y el dolor más insoportable…. aunque bueno, si entiendes esto que te estoy contando, igual también puedes reírte…ea, que le vamos a hacer, es lo que tienen las drogas. Un poco de humor y paciencia con las recaídas por favor.

Cuando te estás desintoxicando* de un amor, es muy importante tomar consciencia de como funciona el mono, de lo frágil que es el proceso y de las tantas veces que vas a desear rendirte, porque por momentos, te tirarías a ti misma a los leones a cambio de volver a sentir ESO una vez más. Lo que pasa es que ESO, ya no es ESO, y probablemente nunca lo será. Y la única manera de erigir un nuevo ESO, hermoso, cálido y enriquecedor, es mantenerte fuerte e inquebrantable en vuestra distancia. Confía, confía, confía y lucha por ti, y si le quieres lucha por los dos, quiérete como nunca te has querido, es la única manera.

IMG_20171101_112006_phixr

 

 

 

 

 

 

 

 

Y entonces tu droga, si te quiere, y confiemos en que sí, no puede olvidar que cada acercamiento es una trampa, una mentira derivada de la carencia, de ese mono que te hace olvidar todas las conclusiones a las que juntos habíais llegado. Y tu droga si te quiere, tendrá que permanecer firme en vuestra distancia, y tampoco será fácil porque probablemente tu droga sea a la vez un yonki enganchado como tú.

No te preocupes, la desintoxicación son 21 días, y 21 días pasan. Llama a tus amigos, tus amigas, rodéate de amor, haz algo que te guste, pasea, saca adelante ese proyecto, no te emborraches y si eres artista, prepárate para crear! joder!  Échale ovarios a esto, porque tú has venido a este mundo a vivir, y solo puedes vivir si amas tu vida. Quererte es todo lo que puedes hacer por ti… no es fácil, lo sé, pero una vez más, es la única manera.

* no olvides que desintoxicarse de una amor no es acabar con el amor, es eliminar los elementos tóxicos, es descontaminar el alma de los amantes. Desintoxicarse mejora nuestra capacidad de amarnos…suena pupiespiritual, pero así es, lo que pasa es que el desapego da mucho miedo, pereza, y tendemos a negarlo.

Karmento

Un pensamiento en “He aquí el amor: Desintoxicación

  1. Supercalifragi

    Tu eres una yonki de las emociones fuertes y esta es una de las más.
    Me encantan las fotografías de tu corazón, eso es una de las cosas que “más mejor” se te da hacer.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>