Archivo de la etiqueta: karmento

Lo que quiero, donde me encuentro y por qué hago lo que hago

 ...a  quienes leen tranquilo y saben que algunas reflexiones ocupan espacio

Hace mucho que no escribo y la verdad es que no sé por dónde empezar, sufro el síndrome del folio en blanco, que es básicamente lo que nos pasa a todos cuando nos olvidamos de pararnos a crear, que dejamos de crear para limitarnos a copiar, repetir y producir, y los días se pasan en una sucesión de movimientos mecánicos que ni cuestionas, ni tiempo tienes de ponerte a cuestionarlos, y de pronto un folio en blanco te parece un precipicio 

Pero bueno, sé cuál es la razón por la que quería escribir. Me apetece tener un momento de verdadera intimidad del aquí y el ahora con vosotros, o al menos con aquellos a quienes les apetezca pararse un rato a leer y conocer con más profundidad lo que quiero, donde me encuentro y por qué hago lo que hago. Y entonces he recordado lo que sucede al escribir, que tú también te paras a escuchar y conocer con más profundidad lo que quieres, donde te encuentras y por qué haces lo que haces. No sé esto os pasará también al leer, pero si os refleja la pregunta, bienvenida sea ¿no?

casa vieja albacete

Lo que yo quiero en el final es un rancho; un espacio de principios donde los que se aman y cuidan tendrán siempre un hogar donde quedarse y desde el que partir; un refugio donde descansar de los largos viajes o las cansadas pérdidas;  una verbena donde traer fiestas y celebraciones con pasteles de Domingo aunque sea Martes; una pista de baile donde puedas escuchar la música, la naturaleza y el silencio.

Y no importa tanto donde, cuando y quien ponga la primera piedra, pero también quiero que en algún momento ese rancho se materialice en un rancho físico donde hacerme vieja con el sentido del humor de una tragicomedia, y a ser posible morir por decisión personal (aunque esto no sé yo si voy a ser capaz porque luego te cagas y te aferras a la vida como una rata). El caso es que eso es lo que quiero, tener un rancho, y que mis sobrinos vengan a pasar sus crisis de madurez, y mis amigas viejas tomen pacharán en el porche y yo calor en mi cama…y mucho calor en mi cama, y tenga un estudio de grabación pequeñito para crear música y jugar con la música y las artes de otros, y luz de lamparilla en el cuarto y un sillón frente a la ventana, y bragas colgadas  de los radiadores, y comida en la despensa, y pueda marcharme a hacer un viaje muy largo con la certeza de que siempre podré volver, y nadie tenga miedo a envejecer porque para ese momento alguien habrá que te cuide o habrás aprendido a morir, y nadie se sentirá culpable de acompañarte a morir al lado del estanque con una corona de flores sobre tu cabeza, y cavaremos tu tumba y lloraremos y reiremos y cantaremos  por tu vida. Y este rancho es en verdad la razón por la que desde hace unos años doy cada paso de los que doy con plena consciencia de hacerlo…yo camino hacia el horizonte y confío en que las Diosas proveerán.

En este largo plazo del sueño del fin, el lugar donde me encuentro ahora es el lugar donde siento que debo estar y siento que quiero estar. Estoy apostando por un proyecto profesional y personal, tan insignificante como lleno de sentido. Solo decirlo así, sin medias tintas ni camuflaje entre las ramas me hace sentir más responsable que nunca de su destino. Y es que la decisión de emprender el camino de mi segundo trabajo musical ha sido una decisión mía, derivada de unos varios devenires que podrían contraer y expandir los últimos 7 años de mi vida, como una danza planetaria.

¿sabéis lo que pasa cuando te comprometes de forma madura con tu destino? Que ya no hay balones fuera que valgan, y cuando ya no hay balones fuera que valgan no te queda otra que poner carne en el asador, la suficiente como para que nadie se quede con hambre.

Comprometerte con tus objetivos es mucha tarea, es definir, aterrizar, planificar, marcas hitos y evaluar resultados, es comprometerte con una estrategia y llevarla a cabo paso a paso sin prestar demasiada atención a las voces asustadas que te instan a huir utilizando las más diversas tretas y manipulaciones, Cuando apuestas por ti, el significado de éxito y  fracaso alcanzan dimensiones atmosféricas. Y no sé si podre transmitir con mis palabras lo que siento, pero cuando dicho proyecto personal es además un proyecto con componentes de foco, como lo es el arte,  la apuesta personal puede convertirse en una barbaridad. Es lo que a veces me susurra Hestia, que habita en un lugar pequeñito de mi interior, calentándose a las llamas de una hoguera y mirándome con cara de cierta compasión: «pero hermosa, que necesidad de ponerte a ser artista, de exponerte a que todo el mundo pueda amarte, no ves que eso te garantiza la misma exposición para aquellos que pueden odiarte» Y ya sé que si, que la cosa no es tan extrema en ninguno de los dos lados, pero que en la progresión del continuo entre ambos, la vulnerabilidad es mucha, y a veces una tiene que hacer un gran esfuerzo para no abatirse por el vértigo.

Yo soy una persona ambiciosa, siempre lo he sido. Pero para todo lo ambiciosa que he sido, se me ha venido dando fatal lo de perder y todas sus acepciones (ojo las conjugaciones del castellano). Aceptar que no soy la más lista de la clase siempre ha sido ardua tarea para mí, y ese miedo me ha llevado en ocasiones a no luchar o abandonar la lucha en cuanto el triunfo se olía lejano. Mala perdedora de toda la vida.  Ahora conozco un poco mejor esa Yo, y puedo incluso anticiparla, y al menos en esta lucha voy a hacer todo lo posible por no dejarla poner excusas que me lleven a eludir mis responsabilidades conmigo misma y mi destino.

Y en esa responsabilidad con mis objetivos, en este momento hago lo que hago. Es también la razón por la que decidí sacar una campaña de mecenazgo. (Crowdfunding) Me hubiese gustado tener más ahorros y ahorrarme toda la implicación que estoy pidiendo durante estos días, que no te creas que da gusto cansinear a las personas con tu puta cara todo el rato en el stories, pero lo cierto es que estoy donde estoy, cuento con los recursos que cuento y lo que vosotros estáis regalándome con vuestras aportaciones es tiempo. TIEMPO, nos imagináis que regalazo! monedas que yo pueda cambiar por un periodo más de dedicación a la última fase del proceso, algo más de tiempo para terminar el proyecto y mostrároslo con gusto y cofianza, como muestra de respeto por vuestra implicación sea cual sea la motivación que la haya impulsado.

Y creo que ya he respondido a las 3 preguntas que me había planteado responder, y quien quiera acompañarme ya sabe dónde buscar y como hacer. Yo voy a continuar con mi parte.

Karmento. Diciembre 2019

Una tarde de lluvia en Madrid

Una tarde de lluvia en Madrid..

una ventana con rieles de gotas que atraviesan los tejados,
una lechuga pequeña creciendo en un macetero diminuto,
una terraza encharcada,
un suave gusto a silencio triste y sonido de agua,
las primeras notas,
un plato de pasta carbonara vacío sobre la mesa, solo huevo y panceta,
los crujidos ocultos de las paredes,
un escritorio de los 90, donde apenas cabe el ordenador y una libreta donde apuntar….cosas,
el sentimiento de vida recluida en el interior de las casas,
esa pacífica parálisis de donde tiene que surgir un movimiento,
la lista de tareas fugaces e intercambiables;
ver un capítulo y dormirte otro,
hacer un bizcocho,
echar de menos,
recortar letras,
bendecir la lluvia en los campos,
disfrutar de la soledad,
exprimir un recuerdo,
pasar la resaca,
masturbarte,
soñar el verano,
estudiar un curso online,
mirar el whasap,
mirar el whasap,
mirar el whasap,
escribir poesía,
aburrirte como una ostra…

Rieles, que palabra tan bonita.

Karmento.
Abril 2019

Karmento a 2018

Me llamo Carmen, el To viene de mi apellido, y la K pues esas cosas que hace una para crear un alterego que esté lo suficientemente cerca como para no olvidar quien soy, y lo suficientemente lejos como para no poner en peligro mi libertad, y es que la libertad es el valor que guía mis pasos, tanto en lo personal como en lo profesional. Es por eso, que mi música está impregnada de mensajes sobre las elecciones, los caminos y la libertad de andarlos al paso propio…ese ama tu ritmo y ritma tus acciones bajo su ley, es el slogan que atraviesa mi andar por el mundo, que es mio y con eso ya tengo tarea, la de no andar lanzando mierda a otros, ni buscando responsabilidades donde solo mis propias decisiones me han llevado. Sigue leyendo

Karmento va al cole

Con toda mi admiración, a mis amigas maestras.

Que yo entiendo que si vives entre niños y niñas, este tipo de experiencias sean el pan nuestro de cada día, pero yo, que tengo más experiencia con el mundo de los 14 para arriba, pues no creas, que el mundo infantil me genera una especie de “a ver en que me meto, y a ver como salgo” que me sudan las manos más que en un estreno de musical (sin haber hecho yo nunca en mi vida un musical). Y le digo que sí a mi amiga Carmenzita casi sin pensar, porque se que es una emocionada como yo, y gracias, porque ya os digo que he tenido una vivencia que me dejará el corazón limpio por lo menos cuatro días.

Sigue leyendo

He aquí el amor: Desintoxicación

Es jodida, muy jodida la fase de desintoxicación. Antes de empezar existe, llamémosle, el día previo; el día del máximo dolor, del mayor nivel de certeza. El día que no puedes por más tiempo eludir el hecho de que aquello que más deseas, te hace daño. Y es una verdadera mierda tocar fondo, duele mucho el corazón quebrándose, y una asfixia intensa en el núcleo de tu ser, te dice que aquello que más deseas, es aquello que MAS daño te hace, y que, si sigues así, corres el riesgo de cargarte todo, reventar el verdadero amor. Y ya no hay otra salida, por mucho que lo hayas fingido o intentado. Es muy difícil llegar hasta aquí, y reza para que AQUÍ no lo hayáis destrozado todo. Pero llega, y con ello la escapatoria, la oportunidad de hacer las cosas bien. Y ese día es una suerte, créeme, puedes sentirte orgullosa ese día porque es el principio de tu recuperación.

Hay que ser muy firme en la desintoxicación, porque del mismo modo pasa en sentido contrario. A dos días de dejar tu droga, sientes que aquello que más daño te hace en ese momento, es lo único que podría calmarte. Así que es muy frágil, la decisión está en la cuerda floja, a golpe de impulso, a golpe de un pequeño olvido. La carencia espera inquieta cualquier excusa para volver a caer. Y entonces recaes, y en cada recaída la asfixia se hace mayor y el dolor más insoportable…. aunque bueno, si entiendes esto que te estoy contando, igual también puedes reírte…ea, que le vamos a hacer, es lo que tienen las drogas. Un poco de humor y paciencia con las recaídas por favor. Sigue leyendo

Carnaval 2017, o trajes de enfermera sexy para niñas

Esta mañana me ha llamado Lidia, una periodista de Televisión CLM,  para preguntarnos como Asexórate, acerca de nuestro posicionamiento sobre la polémica que despierta en carnavales todo el asunto de los trajes de enfermeras y vaqueras guarrillas que venden para niñas de 8 a 12 años, por poner una edad aproximada… y yo, que a veces flipo por encima de mis posibilidades como la Elia, y como además tengo la suerte de tener un canal de opinión privado y personal, pues he decicido escribir este post, que no sería muy distinto al que escribiría como profesional en mi labor dentro de la asociación en la que trabajo, solo que igual un poco más escatológico en la forma… me cago en los trajes de enfermera guarrilla para niñas de 8 años, y me cago en la estupidez, y me quedo tan a gusto.

Sigue leyendo

Perder, morir, renacer, crecer

Todo renacimiento conlleva una muerte, es así, es el ciclo de la vida, repetido una y otra vez, en bucles constantes, pautas repetidas a distinto tempo, fractales que replican la vida más allá de nuestra vida humana. Nacer y morir es lo único real y universal, todos nacemos y morimos, y en un ciclo interminable, las cosas nacen y mueren constantemente: las relaciones, los trabajos, las costumbres, las emociones, las cenas de navidad, los hábitos diarios, el sueño, el deseo, los conflictos…todos los hechos abarcables por esta vida humana son ciclos, multitud de órbitas que giran y confluyen formando una esfera, como los electrones alrededor de un núcleo de átomo. Somos la mitosis de un núcleo de átomo.

Sigue leyendo

Ama, y cuando no ames, desama.

Toda la vida intentando entender el amor, como todo el mundo, porque el amor es algo así como la muerte; un camino inevitable. Estudio el amor, lo exploro, lo desgrano, lo pregunto, lo quiero…el amor. Es más, diría que lo que llevo haciendo toda la vida es intentando que me quieran, porque el amor también se parece a la muerte en eso de hacerte consciente de tu escasa trascendencia. Quiéreme quiéreme, quiéreme por favor quiéreme…

Y si te ama uno, o una, pareces un poco más grande de lo que eres, un pelín más importante, una pizca más necesaria, parece incluso que si alguien en este mundo pudiera librarse de morir, esa serías tu.

Más calor en la cama.
Más estar en la cima de la montaña.
Más ser la primera.
Más ser exclusiva.
Más cenas de cumpleaños
Más soldados en tu bando.

Pero ojo la trampa, porque si el amor se acaba, o los cuerpos no se entienden, o el futuro no se acuerda, o me duele más que quiere… Sigue leyendo

6:35 minutos dura lo que tengo que contaros

Tuve que cambiar de la linea al círculo para entender que todo cicla, de verdad,
que no hay posturas, ni decisiones, ni identidades absolutas,
que soy un continuo de acciones y movimientos de 360º, y que con la química adecuada, puedo pasar del circulo a la esfera, donde realmente el tiempo no existe, y solo puedes ser lo que de hecho eres ahora, en este mismo instante en el que escribo. Sigue leyendo

Tertulia en «Pulso sonoro», o de como le va a la música en Albacete

Ayer, Miércoles 22 de Junio, tuve la oportunidad de participar en la Tertulia Pulso Sonoro, organizada por el ayuntamiento de Albacete para reunir a profesionales y artistas del mundo de la música, y me apetece hacer una entrada dedicada a ello.

Declaración de principios antes de opinar:

Soy plenamente consciente de que mi historia, mi identidad, los juicios y los prejuicios, me posicionan en un lugar de partida que  he de tener en cuenta si pretendo hacer una exposición pública en asuntos importantes, con tintes políticos (políticos de polis y no de partidis) como la que voy a hacer ahora.  Sigue leyendo