Villallorona

Villallorona es mi casa, y cuando digo mi casa, me refiero a mi casa de verdad, donde crecí y donde compartí habitación con mi hermana y túneles del terror con los vecinos. El nombre se lo puso la Patri. A la Patri le gusta echar huevos de to, y me hace mucha risa que encuentre siempre el modo de reírse de las cosas más serías sin quitarles seriedad, es una super cualidad que tiene la Patri. El caso es que cuando me regaló las letras de colores V-I-L-L-A-L-L-O-R-O-N-A, para reírse de mis llantos descontrolados, no creo que se imaginara que con ello provocaría un movimiento irreversible de construcción de una identidad, de un lugar especial, un espacio donde tengan cabida los encuentros para aprender, para conversar, para relajarse, para divagar, para escribir, para llorar, para hacer música, para contar lo que no se cuenta; las bambalinas, el backstage, el cuarto oscuro del arte, en definitiva, para regalarnos experiencias que molen. Pero así fue, y poco a poco Villallorona me ha ido dando las pistas de lo que quiere refugiar, ella solita, desde que tuvo un nombre no ha parado de crecer.

villallorona-blog

La filosofía es muy sencilla, consiste en dar un espacio a aquello que voy encontrando y que siento merece la pena compartir. Personas, discursos, talleres, proyectos, artistas, músicos, ideas, trabajos y llantos por supuesto… la cuestión es que la vida me cruza todo el tiempo con personas con talento, que tienen propuestas increíbles, o formas de analizar el mundo que tu dices joder esto tiene que llegar a más gente,  y me excita mucho la idea de tener un espacio que lo haga posible. Donde os sintáis lo suficientemente protegidos y lo suficientemente libres como para arriesgar y dar a conocer lo que hacéis a otras personas.
Y la mecánica ya flipas, me contactas, me propones, y si tiene cabida en esta filosofía del vivir, vemos como lo organizamos. Vamos, que si tienes algo bonito que aportar y no lo haces, es porque no quieres.. ¿o no?

Karmento.